Camillas de Masaje

Camillas de Masaje

Entre las camillas de masaje y terapias, podemos encontrar primero una clasificación por el tipo de mecanismo para adaptar la camilla al paciente (hidráulica, eléctrica o ajuste manual). La camilla en sí no es más que un soporte en el que tanto el que se sienta, como el que aplica algún tratamiento, deben estar cómodos. Por eso el como gestionamos esa comodidad, es la primera decisión que tenemos que tomar, ya sea por su mecanismo de elevación, tanto como las piezas móviles o accesorios (cabezal, agujero facial, apoyabrazos). Pensemos siempre en las diferentes posiciones que se han de adoptar y en las más usuales: decúbito supino (o cúbito dorsal), decúbito prono (cúbito abdominal). Esa es la clave, que la camilla ayude a según su uso, a conseguir la comodidad para que el profesional se pueda centrar en el tratamiento.

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña